Conducir en Cuba

Cuba es un país especial, con su propio ritmo y realidad. Si vas a viajar por Cuba en coche, te podría ayudar tener alguna información al respecto:

• Tienes que pensar que en este país las cosas funcionan de una manera completamente diferente a cualquier otro lugar del mundo.
• Con un poco de paciencia ganarás mucho
• Libers el espíritu aventurero que llevas dentro
• Un buen sentido del humor siempre ayuda

Carnet de conducir
Cada conductor debe estar en posesión de un permiso de conducir nacional válido. No es obligatorio disponer de un permiso de conducir internacional. ¡Recuerda llevar tu carné de conducir! Dirección de conducción/normas de tráfico: en Cuba se conduce por la derecha y las normas de tráfico son similares a las de Europa.

Red de carreteras
En general, las carreteras son bastante buenas y tranquilas, a excepción de las carreteras principales cerca de La Habana, aunque estas, si bien pueden presentar mucho tráfico, son muy amplias.  

Particularidades
Los viajeros que visiten la zona oriental del país (Santiago de Cuba, Baracoa, Cayo Saetía, Guardalavaca) deben tener en cuenta que las carreteras de la zona este son bastante peores que en el oeste de Cuba. Por ejemplo: en la zona más al este hay un “paseo panorámico” entre Guantánamo y Baracoa; la carretera que discurre entre Cajobabo y Baracoa es conocida como “La Farola”, una preciosa carretera que discurre por las montañas. Al mismo tiempo, se trata de una estrecha carretera con curvas muy cerradas y cuando llueve o ha llovido pueden aparecer baches. Esto mismo ocurre en la carretera entre Baracoa y Guardalavaca (a través de Moa), que no está completamente asfaltada. Siempre debes: conducir con cuidado y, si es necesario, lentamente. Considera la conducción como una experiencia/aventura en sí misma, y no solamente como el mero trámite de llegar del punto A al B. En Cuba siempre debes tener en cuenta, todos los días, lo siguiente: asegúrate de llegar a tu destino antes de que anochezca. Sal con tiempo suficiente para realizar todo el trayecto, ya que es posible que te lleve todo el día, especialmente si tienes que recorrer más de 200 kilómetros.

Gasolina
Al recoger tu coche recibirás información acerca de las estaciones de servicio específicas para los visitantes extranjeros. El combustible se debe pagar en efectivo en CUC. Las tarjetas de crédito no se suelen aceptar para pagar la gasolina (sin embargo, sí se aceptan para pagar el depósito y el seguro del vehículo de alquiler). Si se acepta una tarjeta de crédito, siempre tendrás que mostrar tu pasaporte. La gasolina sin plomo se llama “especial” y cuesta, aproximadamente, 1,50 CUC por litro (actualmente, el CUC tiene casi el mismo valor que el euro). ¡Si tiene que recorrer largas distancias, te recomendamos que llenes el depósito!

Señalización
La señalización en Cuba sigue siendo deficiente: a menudo falta una señal (o algo de la misma), excepto en los lugares más turísticos y en los alrededores de los mismos. Sin embargo, en Cuba no nos encontramos ante una extensa red de carreteras y, por lo general, hay poca elección con respecto a las posibilidades de dirección. La población local estará, literalmente, encantada de ayudarte a encontrar el camino.
En Cuba no hay sistemas de GPS y tampoco es posible usarlos. Sin embargo, sí puedes usar el GPS en tu teléfono inteligente o tableta. Consejo: www.maps.me. Mapas detallados que se pueden consultar sin Internet en dispositivos móviles.

NB: descárgalos antes de viajar a Cuba, debido a la lenta o nula disponibilidad de Internet:  

1) Descarga la aplicación
2) En la aplicación, descarga el mapa de Cuba para uso sin conexión

Rueda pinchada
Que se te pinche una rueda es algo que puede ocurrir en cualquier momento; busca al “ponchero” más cercano para que te repare la rueda, aunque sea de la manera tradicional (es decir, a la antigua usanza). ¡Nunca dejes que un amable cubano te repare el vehículo!

Autoestopistas
Aunque hay menos autoestopistas que antes – como en los años 90, cuando el país se encontraba en crisis económica - actualmente también verás autoestopistas a ambos lados de la carretera. En las intersecciones y salidas principales incluso podrás ver a un “Amarillo”, un guardia de tráfico vestido de amarillo, que se encarga de organizar la oferta y la demanda de estos viajes: en Cuba existe la norma no escrita de que se debe ayudar a los demás. Naturalmente, como visitante extranjero, no estás obligado a aceptar a autoestopistas, pero puede ser una experiencia valiosa, por ejemplo, si ayudas a personas mayores o a madres con niños. Sin embargo, debes tener precaución, sobre todo en los alrededores de La Habana, porque también existen malas experiencias de personas que han recogido a autoestopistas, e incluso se han producido robos. Alrededor de Trinidad, la delincuencia en forma de autoestopista es una práctica conocida (pero también puede ocurrir en otras partes del país), el autoestopista entra en el vehículo y, pasado un breve período de tiempo, tendrás una rueda pinchada. El autoestopista se ofrecerá a ayudarte y te llevará hasta un “ponchero” que te cobrará una gran cantidad de dinero por la reparación del neumático. Se trata de un pequeño negocio entre el autoestopista y el “ponchero”: al subirse al coche, ese simpático autoestopista te habrá colocado algo justo debajo de los neumáticos. Téngalo en cuenta; con sentido común y un poco de cuidado, tendrás medio camino hecho.

Velocidad máxima
La velocidad media en las principales carreteras es de, aproximadamente, 80 kilómetros por hora, con un máximo de 100 kilómetros por hora. En las carreteras secundarias no deberías conducir a más de 50 kilómetros por hora. Con un ritmo de viaje normal, en Cuba podrá recorrer una media aproximada de 70 kilómetros por hora. Esto siempre es aplicable: considera la conducción en Cuba como parte de las vacaciones, ¡nunca vayas a toda prisa por la carretera! Asegúrate de llegar a tu destino antes de que oscurezca.

Durante el viaje  
Aunque hay mucho menos tráfico en las carreteras cubanas que en las europeas, conducir en Cuba no es menos complicado. Además de los vehículos modernos que pasan a 120 km por hora y de los coches antiguos que difícilmente alcanzan los 50 kilómetros por hora, la carretera también es frecuentada por carros de caballos, ciclistas, ganado suelto y gente que mantiene una charla tranquilamente.

¡Atención!
Dado que en Cuba se están produciendo profundas reformas económicas debido a los cambios políticos acontecidos, ahora se permiten todo tipo de iniciativas comerciales privadas que se irá encontrando por el camino: en casi todas las intersecciones importantes aparecerán de la nada vendedores de quesos, frutas, “paladares” (restaurantes familiares, consulte la sección “Paladares”) y Casas Particulares (alojamientos privados). Por lo general, esto es agradable, pero, a veces, puede resultar molesto. Presta especial atención a los destinos turísticos como Viñales y Trinidad, donde, a menudo, se aborda con demasiado entusiasmo a los turistas para convencerlos para ir a un Paladar o Casa Particular: los vendedores incluso pueden ir tan lejos como para girar en la dirección equivocada para, a continuación, proponer, además, viajar contigo para indicarte la única forma correcta que, a menudo, conduce al restaurante, tienda o casa particular. No te dejes engañar por los vendedores muy entusiastas; en caso de duda pregunta el camino a las personas “normales”, el agricultor en el carro, ancianos, madres con niños, etc.

Paladares – comer en la casa de los cubanos
Los “Paladares” son restaurantes en los salones familiares: estos restaurantes siguen existiendo por toda Cuba, aunque ahora también tienen un estatus cultural. Por ejemplo, en “La Guarida”, en La Habana, donde se grabó la famosa película cubana “Fresa y chocolate”, necesitarás hacer una reserva. De camino a cualquier lugar te encontrarás paladares y te ofrecerán comer en ellos por todas partes. La calidad de los diferentes paladares varía mucho, ¡anímate a probarlos!   

Policía
En caso de accidente o emergencia, ponte en contacto con la policía; la compañía de alquiler del vehículo te entregará los números de teléfono a los que puedes llamar. También deberás ponerte en contacto con la compañía de alquiler del vehículo y con nuestro representante local. En el caso poco probable de que te pongan una multa (si respetas los límites de velocidad y no incumples las normas de tráfico, la probabilidad de que te multen es casi nula) se la entregarás el agente de policía; la compañía de alquiler del vehículo se encargará de procesar y cobrarte la multa. Nunca pagues en efectivo a un guardia de tráfico/agente de policía.



Estamos aquí para ayudarte

¡Hola! Si tienes una pregunta o una solicitud especial, estamos aquí para tí.

Contáctanos
The CTN staff

Por qué reservar con nosotros

  • ¡Somos cubanos! Conocemos el destino mejor que nadie.
  • Cada año ayudamos a más de 50,000 viajeros como tú.
  • Extensa red de confiables colegas para llegar a donde otros no lo hacen.
  • Amplia oferta de reservas en linea y disponibilidad en tiempo real que se ajusta a cualquier necesidad de viaje.