La Habana - Vedado

Aunque las primeras casas fueron construidas a mediados del siglo XVIII, el desarrollo más vigoroso del Vedado se produjo entre 1930 y 1960, período en que La Habana fue el principal destino del turismo estadounidense.

Nuevos proyectos de construcción se aprovecharon de la prestigiosa ubicación del barrio a lo largo del Malecón y este distrito rápidamente se llenó de hoteles rascacielos, casinos, restaurantes y centros comerciales. Un ejemplo es el Hotel Nacional de Cuba, uno de los hoteles más famosos y exclusivos de Cuba y un punto de referencia nacional, que descansa majestuosamente sobre una colina con vista al mar. El Hotel Habana Libre (construido como el Habana Hilton), el Habana Riviera (en donde Ginger Rogers actuó en la noche de su apertura) y el Hotel Presidente, también son vestigios de este período. El Vedado es mucho más que un distrito comercial, no obstante: las casas aquí, alejadas de las arboladas calles, son majestuosas y nos animan a dar largos paseos por el barrio. Por otra parte, la vida nocturna del Vedado en es electrizante, con clubes como La Zorra y el Cuervo (jazz), El Gato Tuerto (bar-restaurante con bolero en vivo), el Submarino Amarillo (Club temático de los Beatles con rock 'n roll en vivo), y el Cabaret Parisien todos brindando espectáculos de calidad. Hay muchos lugares interesantes en el Vedado, incluyendo el Museo de Artes Decorativas, el cementerio Colón, el parque John Lennon, y el Focsa (el edificio más alto de Cuba) - el bar-restaurante en el último piso tiene unas vistas espectaculares. La animada avenida principal del Vedado, la Calle 23, es un espectáculo en sí mismo con los cubanos haciendo cola para devorar grandes cuencos de helado en Coppelia, la famosa heladería Cubana, que también fue escenario de una escena clave de la película Fresa y Chocolate.

Inspírate con La Habana - Vedado


Por qué reservar un tour con CTN
  • Tu viaje, a tu forma
  • Reservado y organizado en Cuba
  • Nuestras raíces locales, vivimos en Cuba
  • Asistencia 24/7 por nuestros anfitriones locales