Descubrir La Habana

Hay muchos modos de conocer La Habana. Puedes leer las novelas de Alejo Carpentier y quedarte con esa imagen de la vida que transcurre entre las columnas de esta ciudad. Tal vez prefieras La Habana que describe Hemingway, o la que retratan cientos de canciones. Con seguridad la trama de espionaje de Nuestro hombre en La Habana te trasladará a aquellas noches de los años cincuenta. Pero no hay mejor manera de descubrir La Habana que recorrer sus calles, conocer algunos de sus lugares y gentes más interesantes.

Si cuentas con pocos días de vacaciones y eres un apasionado de la historia, La Habana Vieja puede funcionar como un boleto a un viaje en el tiempo, sin escalas hasta la época del dominio español en la Isla. Basta con recorrer el sistema de plazas coloniales que conforman la Plaza de la Catedral, la de Armas, la de San Francisco de Asís, la Vieja y la del Cristo del Buen Viaje. En dos o tres días, si eres buen observador, podrás hacerte una idea de la historia colonial de la ciudad, contada por los edificios que se erigen alrededor de cada una de ellas. Desde el Palacio del Segundo Cabo, a la peculiar composición de la Catedral, el palacio de los Condes de Jaruco, o el actual hotel Santa Isabel, todos tienen algo que contar.

Luego, si queda tiempo, conecta este recorrido con el sistema de fortificaciones militares que resisten el paso de los años a ambos lados de la bahía, y que tiene como punto más relevante el complejo Morro-Cabaña, con su icónico faro y su interesante ceremonia del Cañonazo de las 9:00 p.m. Un ritual que se realiza cada día, recordando los tiempos en que la ciudad cabía dentro de sus muros.

Si te sientes atraído por las historias de la presencia de mafiosos y artistas norteamericanos famosos como Lucky Luciano y Nat King Cole en la Cuba de los años cincuenta, el lugar ideal es el Vedado. No dejes de recorrer la Rampa, cada uno de los 500 metros que se extienden desde la heladería Coppelia hasta el mar, por la calle 23, y llégate al Hotel Nacional, un espacio donde las historias de aquellos años son parte del presente.

Puede ser muy interesante si añades a este recorrido los lugares que amó Hemingway en los años en que escribió y vivió aquí. Desde la pequeña habitación del hotel Ambos Mundos donde escribió Adiós a las armas, hasta el poblado costero de Cojímar al otro lado del túnel de la bahía, y su finca Vigía, en uno de los barrios más pobres de la capital.

En las noches, si te atrae la música cubana contemporánea, no dejes de ir a la Fábrica de Arte Cubano, un centro muy popular entre los jóvenes, ideal para disfrutar de casi todos los géneros musicales, donde se reúnen artistas nacionales y foráneos. Pero no te limites, la ciudad es un hervidero musical de pequeños lugares privados que ofrecen música en vivo.


Conozca más sobre La Habana


Estamos aquí para ayudarte

¡Hola! Si tienes una pregunta o una solicitud especial, estamos aquí para tí.

Contáctanos
The CTN staff

Por qué reservar con nosotros

  • ¡Somos cubanos! Conocemos el destino mejor que nadie.
  • Cada año ayudamos a más de 50,000 viajeros como tú.
  • Extensa red de confiables colegas para llegar a donde otros no lo hacen.
  • Amplia oferta de reservas en linea y disponibilidad en tiempo real que se ajusta a cualquier necesidad de viaje.